Atisbamos el pasado para proyecta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras asumir la administración del campo Santo el día 13 de diciembre de 2012, y con toda la carga emocional que involucra la estadía diaria en este espacio donde las lagrimas reinan y la felicidad rehúye y esquiva las calles y avenidas tan eficazmente fue una empresa sopesada al calor del núcleo familiar y meditada profundamente una tarde mientras el sol se hundía en el cenit y la tarde incendiada de ocaso daban paso a la noche naciente del cálido mar nortino.

Estudie meticulosamente la historia de este lugar que abriera sus puertas cuando estas tierras aun pertenecían al hoy mediterráneo país de Bolivia, allá por 1874. Las sucesivas administraciones y el crecimiento lento pero inexorable a través del tiempo de las edificaciones, los ecos silenciosos de los héroes, las sonrisas hoy inexistentes en los patios de niños, y la mirada taciturna de las grandes mujeres y hombres que forjaron con su trabajo los cimientos de nuestra gran ciudad me impulsaron a decidir y comenzar este camino con la convicción de hacer de este espacio un punto de encuentro entre nuestro pasado glorioso y el futuro tecnológico y prospero por el cual ya comenzamos a transitar.

Mi compromiso desde el primer día siempre ha sido el mismo, realizar una gestión comprometida con la comunidad, crear espacios culturales y de educación, desarrollar proyectos estructurales que permitan a los visitantes del Campo Santo sentirse seguros y cómodos, dar soluciones a quienes llegan cargados de dolor y lagrimas a realizar los trámites legales propios de este tiempo de partida y despedida de nuestros seres amados, por este motivo atisbamos el pasado, para proyectarnos. Finalmente estamos por y para ustedes y ese es el valor más preciado que tenemos, ser un soporte en los días amargos y dolorosos.

 

Misael Cortes Olivares

Administrador

C.M.A